Los papelitos de Gervasio para nuestras almas

Cuentan en Tenerife que había un cura, don Antonio, que necesitaba dinero para hacer una residencia de ancianos y se le ocurrió parcelar el cielo. Un trozo de cielo se podía comprar por equis pesetas, uno más grande por tanto y así cada lugareño –con certificado-...