El peso de los despropósitos cotidianos

La asignatura que mejor domina la humanidad es pisarse unos a otros.

Pues verá, no he hecho ningún propósito para el año nuevo. Es inútil desea hacer gimnasia, adelgazar, quedar a tomar un café con quien nos aburre, llamar cada día por teléfono a alguien que le haga ilusión, dejar de fumar, trabajar con mas ganas, estudiar para saber, andar todos los días…Todo son despropósitos que difícilmente se cumplirán si no decidimos nosotros que sí, porque la suerte y la buena voluntad no se venden en ninguna tienda y, además, cualquier imprevisto desbarata en un segundo –solo un segundo- la mejor organizada agenda. El mañana del 2015 es tan imprevisible como el año que viene. Es muy fácil escribir consejos, hacer literatura barata sobre el pasado que se fue, el futuro que no ha llegado y… Pues sí, lo que importa es el presente. El hoy que está usted viviendo mientras lee estas líneas escritas en el año nuevo. Un año que a estas alturas de enero se nos olvida que es nuevo, como un bebé cuando nace. Y nacer también hay que prepararlo con tiempo y con ciencia. Actualmente se congela el semen para que nazcan nuevos niños que ya no son de mujeres estériles sino de esposas sanas que quieren tener un hijo de su marido en la cárcel, por ejemplo, o cuando pase su periodo laboral y la trabajadora puede permitirse el lujo de que no le echen del trabajo por haberse quedado embarazada (un despropósito que solo beneficia a la empresa) También hay quien decide libremente no tener descendencia porque ya hay muchos niños en el mundo a quien no los cuida nadie. Cada decisión es respetable porque la libertad es nuestro mayor patrimonio. Lo mejor del mundo es liberarse de pequeños vicios cotidianos para ser libre de ser libre. Una perogrullada, pero si lee la frase despacio seguro que la entiende. Hay que despegarse un palmo del suelo para conseguir estar más livianos de peso. Pesa una tonelada un vino de más, un pincho de tortilla sin hambre, unas aceitunas porque hay que picar algo, el no visitar a un amigo (no hace falta que esté enfermo) retardar una llamada de teléfono, no contestar a los e-mail, no ayudar a recoger la mesa… Mientras nosotros damos vueltas a las cotidianas simplezas hay mentes pensantes –rabiosamente retorcidas- que deciden asesinar por ideales religiosos. Siempre se dijo que lo que más separa a las familias y a los gobiernos es la religión. El pensamiento –ese secreto del alma- cuando se hace público se fuerza al hombre a ser un héroe, un mártir por sus creencias. No sé donde empieza la libertad de expresión y termina el respeto a unos principios –sin dura cuestionables- pero principios al fin. La asignatura que mejor domina la humanidad es pisarse unos a otros. La erótica de matar es una especie de adición sangrienta que impide ver los ojos de la muerte de cerca. Se corta el cuello por detrás, se asesina a quemarropa. No hay nombres ni apellidos para los terroristas –de cualquier ideología- ni edades ni sexos. Niños, mayores, mujeres… Son simples números para añadir a la desolación del odio.

No somos ni todos Charly, ni todos Teresa, ni todos Hacienda. Son frases que se olvidan dentro de unos días y –uno a uno- volveremos a ser nosotros mismos. Sin corajes colectivos, ni manifestaciones multitudinarias que diluyen nuestro yo. Quizás detrás de estas acciones tan espectaculares haya intereses menos nobles. Me impresionó ver a los mandatarios mundiales cogidos de la mano, como jugando al corro por las calles de Paris. Son los mismo que viven su particular fundamentalismo en sus países. Nada ha cambiado, aunque es cierto que por unas horas todos parecían más buenos.

Esta mañana, cuando traía los periódicos en una bolsa de plástico, he pensado: “pesan poco”; y eran miles y miles de letras que se unían para contarnos el latido del mundo. Paso páginas y no sé hacer un resumen. Hasta tres millones de revistas de humor francesas se han vendido. Continúan las guerras de guerrillas particulares de Al-Qaida sobre la reivindicación del atentado –“la bendita batalla de Paris”- . Todos los autores y los asesinos -¡que Alá los tenga en la gloria”- han coincidido en el objetivo. “¡ Alá es grande!”. Haití no ha recibido gran parte de la ayuda humanitaria que se envió tras el terremoto. Voluntarios sin fronteras siguen trabajando en el más absoluto anonimato mientras miembros de distintas ONG mundiales ayudan a los refugiados sirios. Las reivindicaciones femeninas tienen distintas lecturas: siguen escapándose mujeres para luchar en la yihad mientras en nuestro país se está controlando la ablación clandestina. Las medicinas por fin se administrarán gratis para los enfermos de hepatitis B. La enferma curada de ébola, Teresa Romero, acepta que mintió. No dijo que había asistido al sacerdote con ébola. En San Sebastián se va a abrir el mayor centro vasco de referencia para el estudio de esta grave enfermedad contagiosa. Se ha lanzado al mercado una cerveza –se llama como el dios del trueno Thor- hecha con testículos de ballena y excrementos de oveja. Auténtico. El Supremo acepta la demanda de una mujer belga que asegura ser hija del rey Juan Carlos. Los refranes pueden ser posibles. “Y parió la abuela”. Ortega Cano da entrevistas en su fin de semana carcelario. Continúa la historia del rumor que cuelga un amor carcelario a la Pantoja. Se anuncian las nuevas series de TV que nos tendrán idiotizados frente a la pantalla y se adelantan los nombres de los famosos VIP que entrarán en un Gran Hermano que da escalofrío (¿se lo imaginan con Paquirrín y Belén Esteban?) Irina ya no sigue a Ronaldo, y Monserrat Caballé sigue siendo la mejor cantante del mundo. Nadie se cree las palabras de Rajoy en su supuesta recuperación económica. Pero emociona la candidez del líder de Podemos, nos promete hacer reales las cartas de los Reyes Magos de este año y del que viene. Pedro Sánchez no creer en Oriente ni en Occidente. Sus votantes también están a dos aguas. El árbol de Gernika se muere. Siempre hay que confiar en los retoños verdes. Todo puede multiplicarse, como los embarazos…¡Qué quieren que les diga de las nuevas madres del panorama 2015! Las revistas del corazón van a parecer un paritorio. aunque previamente veremos –al natural y sin trucos- como van creciendo las tripitas célebres. El morbo del desnudo integral ha llegado a la intimidad más profunda…

Aún hay muchas más noticias en el periódico, de deportes, municipales, de economía… Y sólo he hecho un recuento somero de un día cualquiera de este primer mes del calendario. El día a día nos come.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>