Los papelitos de Gervasio para nuestras almas

Cuentan en Tenerife que había un cura, don Antonio, que necesitaba dinero para hacer una residencia de ancianos y se le ocurrió parcelar el cielo. Un trozo de cielo se podía comprar por equis pesetas, uno más grande por tanto y así cada lugareño –con certificado-...

Los años te ayudan a poner los pies en el suelo después de caminar muchos años por las nubes.

Read more

Estamos todos temblando en el aire y no tenemos ni idea de quién es el amigo, el enemigo o el futuro santo.

Read more